Un turismo diferente es posible: los viajes ‘earth-friendly’, respetuosos con la naturaleza