No, Alejandra Rubio no hizo el ridículo: todo lo que se ha escrito sobre ella