Así evitan los americanos que la gente tenga sexo en los baños públicos