El entrenador de Angie se come un saltamontes tras perder una apuesta con la youtuber