Fernando Jaso se lleva el mayor susto de su vida por una inocentada