La operación estética a la que sí se sometería Fernando Jaso