La foto de DNI más sorprendente de la historia: posa con un palillo en la boca