El gato que ha revolucionado twitter: se quedó emparedado