Sin maquillaje, con pelos en los sobacos y hasta en bolas: los famosos se liberan