Fernando Jaso nos cuenta cómo fue pasar un día esposado a su hermana Judith