El lado oscuro de ser influencer: “Me da miedo salir de fiesta”