Laura Matamoros nos enseña la marca que le dejó el tiburón al morderle