Con tocador, ordenado por colores y "con más gafas que una óptica": entramos en el vestidor de Laura Escanes