Tu forma de escribir dice mucho de tu personalidad