Nuestros presentadores se convirtieron en reporteros: los momentos más surrealistas en la calle