Gracias a las redes sociales encontramos a los perritos que salvamos de morir asfixiados en un contenedor