Ser 'influencer' es muy duro, tanto como cualquier otro trabajo