El pasado cani de Suso: pendientes de coco, escotes y 'selfies' en el espejo del baño