Zulu prueba el chile más picante del mundo: “Me estoy comiendo a Satán”