¡Que vivan las salchichas alemanas!