Drogas y creatividad, la cara oscura de la inspiración