Dolores post-entrenamiento... ¡Nadie dijo que tener brazaco fuera fácil!