La imagen más tierna que ha conseguido derretir a Nagore Robles