Mark Hamilton se ha jugado la vida por sus 'followers' y te lo demostramos