Agarrarse entre ellos para confundir al árbitro: la ingeniosa estrategia de Senegal para conseguir un penalti