Álvaro Valyrio petó un vagón del metro montando una fiesta electrónica dentro: “¡Apareció una anciana y se puso a grabar!”