María Hernández, presente en uno de los momentos más difíciles en la carrera de Rubén Castro