El trabajo de Cristiano, la psicología de Garbiñe y la presión de André Gomes: el análisis de Marta Flich