Natalia Pablos, después de 350 goles con el Rayo, explica su lucha por dejar el club para ser profesora