Periodistas brasileñas alzan la voz y piden que se las deje trabajar tranquilas