El Real Madrid de Solari triplica la efectividad goleadora respecto al de Lopetegui