Ni la sequía de Benzema, ni las decisiones de Zidane... Diego Miguel Fernández ubica el problema blanco en el Bernabéu