El Sevilla se acordó del Betis en plena celebración en Old Trafford y mandó un dardo envenenado