Un aficionado de altura: le prohíben la entrada al campo y alquila un camión de bomberos para ver a su equipo