Se burlan de un aficionado del Everton con Síndrome de Down y el club inglés responde con una lección ejemplar