El objetivo del United de Mourinho, detenido por agredir brutalmente a un funcionario con una silla