La polémica del amoniaco ruso: ni es dopaje, ni es un escándalo ni, como advierte la medicina, "tiene un beneficio duradero"