Se arriesga a no cerrar una apuesta y el gol de Rubén Castro le da 9.000 euros por 50 céntimos apostados