La banda de un instituto de EEUU exhibe un lema racista en pleno partido de fútbol y provoca la indignación de los padres: “¡Deben ser expulsados!”