“Un bigardo y carnes apretadas”: Paz Padilla desvela cómo se enganchó al deporte