Una perra callejera, segunda entrenadora de un equipo: “Gruñe a los árbitros cuando intentan echarla del banquillo”