¿Comer comida caliente sin preocuparnos por las calorías? Es posible y Carla Sánchez nos lo explica