Se encuentran por casualidad con una ‘carrera gay’ y su hija, de dos años y con vestido de arcoíris, da una lección antihomófoba