La carta de un niño hiperactivo a sus monitoras de campamento: “Nunca me gritaron ni engañaron como en otros años sin ellas”