Sube a la grada a aplaudirse a sí mismo después de anotar un gol en la Segunda División de Rumanía