Salva su cerveza de un placaje en el Celtics-Bucks y termina ovacionado por todo el pabellón