Los compañeros de selección de Cristiano Ronaldo no querían entrenar con él y lo hacían a escondidas