Se puede dejar de fumar sin engordar: cambiar unos pocos hábitos puede ayudarte a acabar con el tabaco sin coger peso