Se queda dormido al volante y un gol del Osasuna cantado por la radio le salva de caer por un precipicio