El drama de un boxeador olímpico: un golpe recibido está a punto de dejarle ciego